Cookies, puesta a punto para tu web

Cookies, puesta a punto para tu web

La ley siempre es más lenta que la sociedad, y mucho más que la tecnología. Pero la ley es tan lenta como inexorable.

“Si quieres poder fiarte de los contenidos de internet, has de tener la seguridad de que existe

una normativa común que todos estamos obligados a cumplir.”

El aviso legal es el documento indispensable que debe tener tu página web si realizas o se deriva de ella cualquier actividad económica: webs de empresa, e-commerce, o incluso un blog donde se obtienen ingresos por la publicidad. En este texto deben aparecer todas las cuestiones reflejadas en la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y el Comercio Electrónico.

“El aviso legal es el documento que le explica al usuario quién hay detrás de la web.”

Esta información se incluye normalmente desde el footer o pie de la web.

En el artículo 10 de dicha ley se indican los datos obligatorios que deben aparecer (nombre, dirección, contacto, datos del Registro Mercantil, etc), En INTECO [Instituto Nacional de Tecnologías de la Información] facilita modelos.

La página de política de privacidad es obligatoria incluirla si se pretende recoger datos personales de los usuarios o de los clientes, en cumplimiento de la Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD).

Cumplir con esta ley, eso sí, puede llegar a ser una aventura, puesto que aparte de elaborar la política de privacidad en sí misma, hay que inscribir un fichero con los datos de tus clientes en la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) mediante el sistema de notificaciones telemáticas llamado NOTA (Notificaciones Telemáticas a la AEPD).

Para dar el primer paso y empezar a elaborar la política de privacidad (el texto que debe mostrar tu web), puedes descargarte un modelo útil, otra vez, desde la web del INTECO.

Cada día es más común ver banners con el aviso de cookies, es otro aspecto fundamental que debe aparecer en los sitios web. En realidad no es una ley, sino un añadido en la última revisión de la LSSI, en la primavera de 2012.

Las “cookies” son pequeños ficheros, fragmentos de información, que las páginas web que son visitadas envían al navegador, el cual las almacena. Estos ficheros le sirven a esa web para recoger información básica sobre las preferencias de navegación.

 

Cookies.

Hay distintos tipos de cookies; por un lado están las técnicas que sirven, por ejemplo, para recoger los datos de una compra online, o las de personalización, que por ejemplo hacen que una web multilingüe aparezca en el idioma del navegador. Estas quedan fuera de la normativa, y no es preciso avisar de su uso. Por otro lado están las cookies de carácter publicitario, en función de las preferencias, ayudan a desplegar unos anuncios u otros, o de análisis que sirven para recoger estadísticas y sobre estas sí debes advertir al usuario.

Para cumplir con esta normativa sobre las cookies, la web debe mostrar un mensaje que sea visible para el usuario desde el momento en que llega, con las siguientes características:

Ha de verse sin necesidad de hacer scroll. No es correcto ponerlo abajo junto al aviso legal, por ejemplo, si para verlo el usuario tiene que bajar con el ratón.

Debe informar de las cookies que utiliza la web, y de su finalidad, pedirle al usuario consentimiento expreso antes de instalar dichas cookies en su navegador, debe ofrecer la posibilidad de desactivarlas, o instrucciones para ello, deben ofrecer referencias donde obtener más información.

Para todo esto, existen diferentes soluciones: un pop-up que salte en cuanto el usuario entre, una landing page específica, utilizar la cabecera, o incluir un footer.

Tags:

No Comments

Leave a Comment